Façana marítima

El nuevo paseo del Moll de Ponent

Moll de Ponent. Eix

Moll de Ponent. Eix

Con Ports se ha tenido muchos desencuentros (cierre del puerto, rejas vergonzosas…) y aún se tiene con él algunos asuntos pendientes. Pero, mirando su comportamiento respecto a la ciudad en los últimos años, hay que admitir que ha arrimado el hombro para ofrecer a los ciudadanos mejoras urbanísticas y sociales de consideración, que no vamos a enumerar, pero que a la vista están.

La última aportación a la ciudad es el nuevo paseo del Moll de Ponent, antes una escollera. El nuevo paseo es sencillo y espectacular.
Y también hay que felicitar al arquitecto que lo ha diseñado: sobrio y elegante, con ese efecto de grandiosidad que se experimenta cuando se sube la cuesta de acceso a él, o la escalera, y uno se da de bruces con el mar abierto, sin ningún obstáculo, ni estorbo.

Ese paseo, más otras iniciativas, tanto públicas como privadas, están convirtiendo el Moll de Ponent y el montón de piedras que era el Trajo de Garbí, en un espacio de cierto nivel de calidad, tanto urbanístico como social y económico.

Está siendo la conjunción de actuaciones público-privadas a imitar, por ejemplo en la Plaça del Port y el torrente de la playa del Far, con el Moll de Llevant, entre otros lugares. 

Pots rebre al teu correu electrònic tots els articles d'opinió amb el nostre butlletí diari de titulars o amb el nostre butlletí setmanal. Inscriu-t'hi de manera gratuïta ara!





També et pot interessar