Nueva etapa... o no!!!

¡!!Son ya seis años de Vilanova Digital señores, seis años!!! Quisiera brindar por este portal de información de Vilanova i la Geltrú. Felicidades y por qué no decirlo, expresar mi alucinación por el marrón que es esto de informar y además, el de disponer de un canal libre de expresión. Gracias.

Las cosas no son porque si. Siempre ha habido un sector de la población sensible con los problemas de su ciudad. Una voz, una corriente, una opinión que en muchos casos ha quedado oculta en su lucha por hacer patente su opinión. Internet ha dado la oportunidad de ello.

Para mí todo empezó cuando cerró el Hora del Garraf. Hasta aquel momento una de las pocas opiniones alternativas eran las Cartas al Director del citado semanal. Eran tiempos en los que se querían cargar Trapezi, bueno, al final se lo cargaron igual pero desde aquella tribuna se desplegó esta insana afición al vinagreo. Esa cosa tan vilanovina... que luego otros, para regocijo de quien escribe, han superado con creces en ese Fotolog llamado Vinagre Vilanoví. ¿Entonces vinagreo es decir lo que se piensa? 


Cuando desapareció el Hora muchos quedamos huérfanos. Ya no podíamos decir con total libertad aquello que nos parecía bien o mal porque el Diari de Vilanova, ese semanal, ya no era, es, lo mismo. Desde que en sus Cartas al Director se permiten el lujo de recortar el texto a su antojo o cambiarle el título de la carta sin consultar... Y que entre otras líneas tienen ordenes de no publicar nada que antes se haya publicado por ejemplo en Vilanova Digital... nos dan una idea de el taranà de este semanal y su línea editorial. En su día ya hice un análisis de sus cien páginas y me quedé bien a gusto...

Estábamos solos. Los insurrectos, los agrios, los tozudos, los tracios no teníamos un lugar donde poder mostrar nuestras opiniones. Colaboré en los panfletos del Torcuato y compañía sobre la remodelación de la Geltrú pero necesitábamos un lugar alternativo a los medios de comunicación afines al Ajuntament. Yo no defenderé aquí la línea de Vilanova Digital, porque igual son muchas las líneas, es como quien defiende a todos los ciclistas porque el va en bicicleta, pues no. Y aunque conozco a algunos de los que están detrás, currando como locos, y les felicito yo no haré aquí corporativismo. Aquí que cada uno aguante su vela y sea consecuente con lo que dice y escribe. Es evidente que si criticas tú también podrás ser criticado pero, esa no es la cuestión, la cuestión es el debate y la opinión. No importa que siempre salga alguno diciendo que haces demagogia, no, no analizamos mi articulo, yo solo propongo un tema. Escribo para que des tu opinión y podamos ver las cosas desde ángulos bien distintos...

En mi frugal existencia en este medio, en enero haré 3 años, he aprendido algunas cosas.

Las cosas se pueden decir de muchas maneras. De la manera y en el momento en que lo hagas dependerá su difusión y su efecto mediático. Cada uno elige el tratamiento de una opinión para, de alguna manera, llamar la atención del lector. Eso que solamente es un recurso sin mas, muchas veces distorsiona el fondo de la cuestión. Lo se, es un fallo de quien lo escribe. No se puede mezclar canal y contenido. En un símil radiofónico, la portadora que lleva las noticias no debe interferir en su contenido.

He tenido épocas en las que he firmado con pseudónimos para intentar dar una pista de como me sentía en aquel momento. El primer año me inicié como Gos Rampant. Estábamos con las obras de la Geltrú y había que hacerse notar. Mi madre murió a primeros de ese año y necesitaba escribir. Muchos de los temas hacían referencia al pasado y a los recuerdos. Intenté compaginar temas candentes con otros algo mas personales. Estaba bastante perdido y muchas veces, cuando no sabía qué contar, me aferraba a algún tema recurrente como la música, el circo o la bicicleta.

Luego, al año siguiente, fue lo del Curru Ximènes. Curru nació del comentario despectivo de un famoso político local con bigote al que se refería a mí como: el español ese... Le dediqué medio artículo y luego cruzamos opiniones en el Diari...

Él dice que le caigo bien y que quiere tomar café conmigo. En este pueblo civilizado todo el mundo arregla las cosas tomando café. Escribir en castellano en un portal mayoritariamente catalán a veces no es fácil pero no me puedo quejar. Importa mas el contenido que la forma. Esta época fui bastante beligerante y he de decir que bastante artículos, sobretodo políticos, los he borrado porque como decía Manuel Vázquez Montalbán, ya no se trata de convencer a nadie sino de acompañarnos un poco...

Poco después del episodio “españolista” me tiré al monte con mi nombre de toda la vida, Manolovik. Este, mi nombre de siempre nació de mi afición, y estudio, del cine soviético de los años 30. Infumable hoy día pero que dejó en mi honda huella en la tendencia del Cine-Ojo de Dziga Vertov. Un día cayó en mis manos un pequeño libro sobre él y quedé fascinado. El Cine-Ojo revindicaba la opción del cine sin artificios, sin decorados y sin actores. Fueron los albores del documental. Uno de mis preferidos y que actualmente sigo cultivando con el documental que he realizado sobre la vida de Rogelio Andreu Lasserre (Rogelio Rivel) http://rogelioandreu.blogspot.com/

Con el inicio del este año le añadí el lema Pseudoarticulos. Quería dejar bien claro, por si no lo estaba ya, (jua-jua-jua) que yo no soy periodista pero que, como todo el mundo, tenemos derecho a emitir nuestras opiniones sin censura, sin tapujos, a quien lo quiera oír, a quien le llegue o quizás a nadie. Por que esto es como quien tira un mensaje en una botella al mar. En el fondo, las palabras se las lleva el aire. No son, ni tan siquiera nada. Entonces, ¿para qué cabrearse con nada? Todo al fin y al cabo es muy relativo y depende de tantas variables que, ¿qué importancia tiene nada? UFF!!! Esto también lo tengo Nengg!!! Mi lado trascendental y existencialista. (Jua-jua-jua)

Y ahora toca esto de Un “murciano” en New York en una sensación, bastante acuciante, de no saberse bien en donde estas, ni de donde vienes, si eres español, murciano o catalán. Una cosa que al revés de lo que se pueda pensar, da bastante libertad como lo que les pasa a los que viven cerca de Chernóbil, en la zona de seguridad. ¿Se imaginan vivir en una zona, contaminada si pero sin ley, sin impuestos, sin hipotecas, donde puedes ir en línea recta por donde te de la gana? ¿Qué sensación mas extraña, no?

Un “murciano” en New York intentará hablar, no convencer, si acaso acompañar... sobre esa cosa que nos pasa a algunos de que habiendo naciendo en Catalunya hayan logrado que no me sienta catalán. Raro, extraño, deslocalizado... Pero lejos de sentir rencor o mal rollo uno llega a acostumbrarse, como con la radioactividad. Un poco bicho pero con una gran libertad. Como en Vilanova Digital. Como en las cercanías Chernóbil... y eso, tampoco es del todo malo. ¿Verdad?

Pots rebre al teu correu electrònic tots els articles d'opinió amb el nostre butlletí diari de titulars o amb el nostre butlletí setmanal. Inscriu-t'hi de manera gratuïta ara!



Últims articles publicats


També et pot interessar

SEGUEIX-NOS

Si voleu rebre per e-mail les notícies de la setmana i la millor agenda cultural del cap setmana, apunteu-vos als nostres butlletins.

Butlletins gratuïts Subscriu-te ara!